Una Auditoría Energética es un estudio integral de todos los aspectos, tanto técnicos como económicos, que afectan directa o indirectamente al consumo de las diferentes energías de un Edificio, cuyo objetivo es establecer un conjunto racional de reformas o mejoras encaminadas a un uso racional de la energía.

Dichas mejoras no deben suponer una disminución en la calidad de los servicios prestados, en la productividad o en la habitabilidad del Edificio, pudiendo incluso aparejar mejoras adicionales en estos aspectos.

La auditoría energética concluirá con un informe exhaustivo y concreto en el que se expondrán cada uno de los pasos realizados en el proceso de la auditoría:

FASE 1:

  •    Recogida de información previa a la visita.


  •    Visita a las instalaciones.


  •    Petición adicional de información (persona asignada por la comunidad).


  •    Informe de la estructura energética.

FASE 2:

  •    Visita a las instalaciones y toma de datos de los equipos.


  •    Balances energéticos. Esquemas, tablas y cálculo de rendimientos.


  •    Análisis de eficiencia.


  •    Listados de propuestas de mejora energética.

FASE 3:

  •    Selección de las medidas de ahorro energético.


  •    Evaluación de ahorro energético y económico de las mejoras.


  •    Informe de auditoría energética.

El cliente obtendrá una información detallada de cuáles son las acciones a iniciar con prioridad, cuándo se van a alcanzar y que beneficios tanto en consumo como en costes supondrán estas mejoras.